Mejorar la llamada

Al utilizar juegos para practicar la llamada en vez de utilizar correcciones o collares de castigo le estamos enseñando que siempre merece la pena acudir a la llamada. También le estaremos enseñando que es seguro acercarse a una persona que te está llamando, que no te va a regañar o pegar…Mejoraremos nuestra relacción con nuestro perro y obtendremos una respuesta a la llamada más segura y fiable.

Es importante ensayar este tipo de ejercicios en el caso del shiba debido a su carácter independiente y sus ganas de explorar alrededor de las zonas donde le soltamos.


- Jugar a ¿Quién tiene los premios?

Para ello necesitas a dos personas.: una es el educador y la otra se ocupará de distraerlo. El educador no tiene nada en las manos: ningún premio ni ningún juguete; la otra persona tiene todos los refuerzos que le gustan al perro: juguetes, comida y otros premios.
La persona que lo distrae le enseña al perro todo lo que tiene pero no deja que el perro lo toque. El educador, que ya le ha enseñado al perro que no tiene ningún refuerzo, se aleja un poco y lo llama. La mayoría de veces el perro no prestará atención al educador y se “entretendrá” con las distracciones (la maquina con premios más obvia en este momento). La persona que lo distrae se limitará a no hacer caso a los esfuerzos del perro que, entre otras cosas, le tocará con la pata, saltará, gemirá, ladrará, etc.

El educador le seguirá llamando a intervalos iguales de tiempo. No hay prisa porque los refuerzos están perfectamente bajo control. El perro no conseguirá nada (solamente perder el tiempo) dirigiendo su atención a la persona que lo distrae. Puede que tarde un tiempo en darse cuenta de este hecho.

Antes o después el perro probará a acercarse al educador que lo está llamando. Este lo elogiará entusiasmado a medida que el perro se vaya acercando. Cuando llegue y se siente, la persona con las distracciones se acercará inmediatamente y le entregará un exquisito trozo de comida o le dará un juguete al educador para que juegue animadamente con el perro. 

Luego vuelve a marcharse (casi seguro seguido del perro) y se repite el ejercicio.

Con el tiempo el perro aprenderá que tiene que obedecer al educador para conseguir lo que tiene la persona que lo distrae. ¡La respuesta es obedecer!

Atención: las primeras veces necesitaremos grandes dosis de tiempo y paciencia. En este ejercicio es bastante importante y necesitaremos practicarlo a menudo hasta que el perro entienda esta importancia.


- Juar a ¿Dónde está….?

Esta es una variante de la llamada en grupo. Podemos jugar de cuantas personas queramos. Todos los participantes en el juego han de estar en circulo y tener premios (comida, juguetes…). Al principio el círculo será cerca del perro y nos iremos alejando gradualmente. 

Una persona sujeta el perro y le dice: ¿Dónde está Pepe? Esta persona (Pepe) tendrá que agacharse y conseguir la atención del perro de la manera que se le ocurra pero sin utilizar la orden de llamada. Cuando tenga la atención del perro dirá la palabra para llamarle y la otra persona le soltará para que pueda ir. La nueva persona sujetará el perro y le hará la pregunta: ¿dónde está….? Y le dejará ir cuando la otra persona le llame. Si el perro corre hacia la persona equivocada esta persona simplemente no le premia, se mantiene callada y quieta.

El juego es para pasárselo bien mientras le enseñamos, dejad de jugad antes de que el pero se canse o se aburra. 

Hay muchas variantes de este juego, podemos hacerlo con el perro suelto e ir llamándole cada uno por turnos, podemos hacerlo sólo dos personas y así enseñarle los nombres de cada uno…Si quieres practicar tu solo lanza un trozo de comida o juguete para que se aleje de ti y antes de que llegue a ese premio llámale, prémiale cuando venga. Utiliza tu imaginación, pásatelo bien con tu perro.


- Jugar a "No te despistes"

Durante el paseo, cuando vamos aún con la correa puesta, vamos a hacer que nuestro perro vaya más atento de nosotros. Daremos unos cuantos pasos y de repente nos daremos la vuelta y saldremos corriendo en dirección opuesta hacia dónde íbamos (soltando la correa, por supuesto). 

Es muy probable que nuestro perro “alucine” y se vuelva para ver que ha pasado, llámale y sigue corriendo, prémiale por seguirte y gírate hacia él cuando llegue a tu lado. Practica este juego en un lugar seguro y procura “salir corriendo” cuando el perro no esté tirando de la correa para acercarse a algo que le llame la atención (aunque esta podría ser una buena distracción que podemos añadir cuando vayamos perfeccionando su atención a la llamada). 


- Jugar a ¿A ver si me pillas?

Esta podrías ser una variante del juego anterior. Una persona sujeta al perro y otra se pone frente al perro. Le da la orden de llamada y sale corriendo, el perro sale disparado hacia él cuando la otra persona le suelta....Premia cuando llega a alcanzarte.


- Jugar al escondite: 

Puedes practicar este juego en casa (las primeras veces) o en la calle (en un lugar seguro). Ponle comida en el suelo a tu perro y mientras esté despistado escóndete, aunque también puedes ordenarle que se quede quieto mientras sales de su rango de visión. Llámale para que te encuentre (no utilices la orden de llamada, sólo su nombre y anímalo para que te encuentre). Pónselo fácil las primeras veces y aumenta el grado de dificultad gradualmente. Premialo cuando te encuentre. 




- El túnel:

Deja a tu perro sentado y quieto (o tírale unos trozos de comida al suelo si aún no sabe estos comportamientos). Llámale desde cierta distancia y cuando esté a medio camino de ti, abre las piernas y lánzale el premio entre las piernas (asegúrate de que te ve tirarlo), déjale que en pase entre tus piernas para coger el premio.