Contenidos dentro de La Salud del Shiba:

- Gangliosidosis GM1
- Problemas en la sangre
- Desmatitis Atópica


La madre naturaleza se ha encargado durante el paso del tiempo, tanto del shiba como de otras tantas razas, de una meticulosa y sabia selección natural, pero en este caso hemos de decir que ha realizado un gran trabajo, convirtiéndole en un perro fuerte y cargado de vitalidad, poco propenso a caer enfermo y de una gran adaptabilidad a diferentes ambientes, ya sean de montaña con gélidos inviernos, donde desarrolla un pelaje mucho más espeso y de suficiente protección para el frío, como lugares más calurosos donde perderá este manto tan espeso y adquirirá uno de mayor transpiración para soportar mejor el calor.

Pese a no verse afectado por enfermedades genéricas de la raza, es importante resaltar algunos defectos hereditarios que al igual que afectan a otras razas inciden de la misma manera (aunque afortunadamente en menor porcentaje) en esta raza japonesa. Estos defectos hereditarios los debemos tener en cuenta como una advertencia para mejorar nuestros sistemas de selección y cría, y para estudiarlos nos vamos a basar en la OFA, Orthopedic Foundation for Animales, referente en el continente americano sobre el seguimiento y registro de los casos estudiados de problemas en las diferentes razas


Problema Ranking de raza Nº de evaluciones Porcentaje anormal Porcentaje normal
Cardiopatías 61 56 0% 100%
Displasia de Codo 54 345 3.8% 95.9%
Displasia de Cadera 127 2603 5.7% 93.7%
Luxación de Rótula 18 844 7.0% 93%
Tiroides N/A 41 0% 95.1%
* Resultados obtenidos por la OFA hasta 2009


1º Luxación de rótula: Sin duda es el enemigo número uno de la raza y consiste en el desplazamiento de la cadera con cuatro posibles grados de desplazamiento, El pronostico para los tres primeros tipos suele ser bueno, siempre que no haya artrosis asociada, siendo mas reservado para la luxación permanente, el de grado más sebero, debido a las deformaciones óseas a las que va asociada. Se puede solucionar incluso con una correción manual de la posición de la rótula para los casos más leves o con la intervención quirúrgica para solventar el problema o aliviar la cojera que provoca en los más pronunciados. Es importante tener en cuenta que en ocasiones la simple radiografía no evidencia el problema y se requiere de un veterinario experto que refuerce el examen con una exploración física y palpación de la zona perjudicada.

De un total de 844 ejemplares analizados por la OFA desde Enero de 1974 hasta Diciembre del 2009 se ha detectado que el 7% de los ejemplares examinados estaban afectados por este problema mientras que el restante 93% carecían de afecciones. La idea de que sólo un 7% afecte a la raza según las estadísticas de la OFA nos puede parecer baja en un primer momento, pero es más que significativa y debería ser preocupante si tenemos en cuenta la afección tratándose de una raza mediana con una altura a la ruz de entre 37 y 40 cm (aunque la raza más afectada es el Pomerania, de menor tamaño), además de ser una problemática a tener en cuenta en la cría y selección de los ejemplares reproductores para minimizar la repercusión en la población de shibas.



Dentro del ranking de las razas caninas que han pasado por este registro el Shiba Inu ocupa el puesto nº 18 del ranking, posición nada despreciable.


2º Displasia de caderas: Por lo general de mayor incidencia en razas de mayor talla, pero no debe menospreciarse para así conseguir la eliminación de este problema en la cría. Se trata de un desarrollo defectuoso de la cadera y el fémur (articulación coxofemoral) y puede tener otros orígenes además del genético, como es una sobrealimentación o exceso de ejercicio durante la etapa de crecimiento.

De nuevo acudimos a la OFA para poder hacernos una idea de cómo este problema generalmente hereditatario afecta a la raza, y ya de primeras podemos comprobar que los casos examinados han sido muyo mayores, concretamente un total de 2.603 ejemplares hasta finales de 2009, lo que nos da una idea de como este defecto afecta a los cánidos en general y el halo de preocupación que le envuelve al tema. Mientras que la raza más afectada es el Bulldog, nuestro Shiba ocupa un distanciado puesto 127, lejos de las primeras posiciones, sí, pero con un 5,7% del total de ejemplares afectados por esta patología no deseable para la cría. 

Podemos especificar más aún estas estadísticas si nos vamos al recuento que se realizó en la evaluación de 889 ejemplares y donde se nos dan los siguientes datos:

15,0% - Excelente 
63,8% - Bueno 
13,2% - Justo
3,5% - Ligeramente displásico 
3,5% - Moderadamente displásicos 
0,6% - Severamente displásico 

Pese a que la Displasia es una de las enfermedades de mayor sensibilidad en el mundo de la cría nos alivia temporalmente las cifras ofrecidas hasta ahora, aunque se debe seguir trabajando para descartarla casi totalmente de la herencia genética de los ejemplares reproductosres (si somos realistas la exclusión total del problema es improbable que se dé). De todos modos la OFA ya nos advierte que estas no son cifras totalmente reales, puesto que una cantidad sensible de shibas perjudicados por este problema han sido diagnosticados por clínicas privadas u otros centros que no les reportaron los casos positivos.


    
Ejemplar de Shiba Inu japonés tras operación de Luxación de Rótula y con próxima operación de Displasia de Cadera programada



3º Defectos hereditarios de ojos: Prácticamente la totalidad de las razas tienen incidencias en este sentido. En los problemas visuales los más comunes suelen ser las cataratas juveniles, distichiasis, entropión, distrofia corneal y atrofia retinoide progresiva, y no podemos decir que haya razas que se libre de estos problemas por alguna condición especial, y es posible que si alguna vez escuchas que una raza concreta carece de estos defectos muy probablemente sea por que no se realizan las pruebas pertinentes para detectarlos.

En cuanto a la problemática de la afección ocular en los perros en esta ocasión vamos a tomar como referencia el Canine Eye Registration Foundation  (CERF), con la ventaja que cualquier inspección ocular realizada por un centro veterinario reporta los resultado a este registro, pese a que los datos son confidenciales el trabajo y cifras recopiladas ayudan a realizar las respectivas estadísticas para multitud de razas en lo que a enfermedades visuales se refiere.

En el periodo entre 1991 y 1997 fueron examinados un total de 533 shibas estando las edades de los perros comprendidas entre los seis meses y cinco años y de los cuales 454 (un 17,9%) esaban en condiciones normales en cuanto problemas visuales se refiere, mientras que los 99 restantes padecían uno o más problemas. Segmentando esta grupo de análisis el porcentaje variaba notablemente entre machos (un 14,52%) y hembras (20,51%), aunque obviamente estas estadísticas variarán a medida a que el grupo analizado aumente en número.




Que en el análisis se incluyesen a perro tan jóvenes fue principalmente para la detección de problemas tales como membranas persistentes en las pupilas, disqiquiasis y entropión, que se puede producir incluso en cachorros de tres o cuatro semanas de edad.

El problema ocular más común detectado son las cataratas "juveniles", importante diferenciarlas de las cataratas "comunes", que se producen en la vejez del animal y que son típicas en perros de edad avanzada, y que pueden llegar a derivar en una ceguera en el perro, por lo que es importante que ningún perro con este rasgo sea usado para la reproducción de la raza.

De este grupo analizado de 533 shibas se pudo observar que los problemas presentado eran:
  • Distiquiasis: 0 machos y 18 hembras
  • Entropión: 0 machos y 3 hembras
  • Distrofia de Córnea: 1 macho y 5 hembras
  • Membrana de pupila persiste: 8 machos y 12 hembras
  • Cataratas: 23 machos y 42 hembras
  • Atrofia progresiva de retina (confirmada): 2 machos y 2 hembras
  • Atrofia progresiva de retina (sospecha): 1 macho y 3 hembras

El Kennel Club (KC) del Reino Unido de hecho como punto a resaltar a la hora de realizar las respectivas pruebas a los ejemplares usados para la cría recomienda tan solo pruebas oculares en estos perros, concretamente las pruebas para la detección del Glaucoma canino. Puede acceder al listado de pruebas oculares recomendadas por el KC para todas las razas clasificadas por su organismo en:


La relación de los códigos de este listado para catalogar los diferentes defectos o enfermedades hereditarias registradas son los siguientes:

Code Description
CEA Collie eye anomaly
CHC Congenital hereditary cataract
G Glaucoma
HC Hereditary cataract
PHPV Persistent hyperplastic primary vitreous
PLL Luxación de lente primaria
PPM Membrana de pupila persistente
CPRA Atrofia de retina progresiva centralizada
GPRA Atrofia de retina progresiva general
MRD Displasia de retina multifocal
TRD Displasi de retina total
El "Japanese Shiba Inu" está clasificado con G, correspondiente a sensibilidad hereditaria hacia el Glaucoma y al que se recomienda revisar antes de la cría. Pese a que en este apartado expuesto de la KC se refiere exclusivamente a problemas oculares comprobados o recomendados por la BVA/KC/ISDS, el informe desarrollado por la KC a nivel de salud sobre esta raza se resume sólo a esta prueba.



4º Otros problemas a tener en cuenta: Posiblemente otro tipo de problema que puede afectar a la raza en diferente manera que la displasia, la luxación de rótula o la atrofia progresiva de retina pero que es una molestia y hasta fustración para cualquier propietaroi de shiba son las alergias como la Dermatitis Alérgica que reacciona con las pulgas (FAD). De mayor afectación en la áreas cáidas y húmedas donde la pulga persiste mejor en el medio y es de fácil contagio esta alergia provoca que el perro se rasca de forma continua y se muerda las zona irritadas provocando destrozos tanto en el pelaje de la zona afectada como en la piel, que se decolora, llegando a tener que medicar al perro con derivados de la cortisona para aliviar el hinchazón y la irritación provocada. Los zonas más sensibles a la reacción suelen ser la base de la cola, el estómago y las patas traseras, donde tras la picadura y la misma irrtitación que se produce el animal tras lamerse de forma continuada y morderse al rascarse provoca que la pulga acuda y resida en misma zona.

Otros problemas puedes ser reacciones alimentarias y alergias respiratorias que temrinan causando ojos llorosos, pérdida de pelo en la cara del animal y picor intenso alrededor del hocico, además que son síntomas que pueden ser confundidos con casos de sarna, con la diferencia que la alergia se elimina con la retirada del agente alergénico, que puede ser el polen en la época primaveral (en este caso es de fácil identificación por su aparición estacional), o los ácaros del polvo donde se recomienda tener al perro en un ambiente con circulación de aire limpio para prevenir los síntomas. En la correcta identificación de estos agentes alergénicos se precisa de la asistencia de un especialista.

Otro factor a tener en cuenta en la salud raza es la dentadura, que debe contar con todas las piezas dentales y la mordida debe ser en tijera (el encaje de los dientes hace que parte interior de los superiores descanse en la parte exterior de los inferiores) y aunque no debe afectar al shiba un exceso de consanguineidad en la cría se pueden producir problemas de prognatismo o enognatismo, que en un grado elevado puede provocar molestias del animal al comer. Problemas de enanismo en la cría puede hacer aparecer también estos casos no deseados, puesto que son las razas pequeñas las que genéticamente tienen predisposición a tener un maxilar débil, mala alineación dental o pérdida prematura de la dentadura. El shiba es una raza cazadora y por eso los criadores se fijan generalmente en este apartado con detenimiento, considerando pues tanto la calidad dental como la cantidad de piezas del animal. Es importante resaltar que pese a que el estándar de la FCI sólo considera como Falta las detecciones de prognatismo en cualquiera de sus formas  el estándar NIPPO u otros organismos cinófilos como el AKC o el KC lo consideran como falta eliminatoria.

Otro problemas tanto cardiacos como tiroidales no se han reflejado en los análisis realizados, pero se debe vigilar puesto que no dejan de ser perros y ya sea en mayor o menor medida pueden verse afectados en el futuro por estos problemas.


Esperanza de vida

El Shiba Inu es un can que vive bastantes años, aunque diferentes asociaciones cinófilas que registran los datos de esperanza de vida de estos perros no se ponen de acuerdo. Algunos expertos comentan que viene entre 15 y 16 años, el Kennel Club inglés marca la edad en 18 años aproximadamente, mientras que el AKC americano señala que tienen una esperanza de vida de aproximadamente 14 años. Posiblemente como media de las diferentes fuentes, podríamos decir que el shiba es una raza que puede llegar fácilmente a los 15 años de media, siempre dependiendo de la vida que haga el perro, de lo que se alimente y el deporte diario que haga.



Equivalencia aproximada de la edad perro / edad hombre

Existe la costumbre de dar como equivalencia con la edad del hombre, la edad del perro multiplicada por siete. Esta aproximación es poco exacta, ya que el desarrollo fisiológico no sigue una proporción directa. Hasta que el perro alcanza el primer año de edad, su desarrollo es muy rápido, por lo que un perro de 6 meses, según este cálculo, sería 'equivalente' a una persona de 42 meses, es decir, un niño de tres años y medio. Sin embargo, en la realidad, a los seis meses un cachorro entra en la adolescencia (13 ó 14 años en las personas).

Recuerda que lo más importante será siempre que tu shiba esté sano y que pueda disfrutar de una vida saludable sin ningún tipo de enfermedad o molestia, si estás interesado en adquirir un perro ya se de esta raza como de cualquier otra acude siempre a criadores profesionales, que no trabajen con muchas razas (mientras más razas trate menos conocedor de ka que te interesa será) y especialmente evita las ofertas por internet y las tiendas de animales.