La Coprofogia

Un comportamiento que crea duda y asombro en la familia cuando han acogido a un cachorro es cuando se genera cierta fijación por comerse sus propios excrementos o el de otro animal, sea perro o gato por ejemplo. Esta conducta que puede dejarnos en un primer momento algo impactados o sorprendidos es realmente algo bastante común en los cachorros y es una consulta frecuente a los veterinarios, que lo interpretan tomando en cuenta tanto al animal como al contexto en el que desarrolla la acción. 

El origen de la ingesta de materia fecal (coprofagía ) en los caninos es un tema en el que muchas veces los especialistas no se ponen de acuerdo, debido a que puede obedecer tanto a causas físicas como de comportamiento, normales y patológicas. 

Los propietarios tiñen sus interpretaciones y tratamientos de acuerdo a su visión cultural del tema y muchas veces no actúan adecuadamente por falta de información, con reacciones que van desde el rechazo o los castigos inútiles hasta el abandono de los animales. 

Los motivos de la coprofagía (algunos comprobados y otros discutidos) que llevan a ingerir excrementos a los cachorros pueden ser variados, cuando lo hacen con las heces de sus hermanos y adultos puede considerarse una forma natural de explorar su medio e incorporar flora microbiana, comportamiento que compartirían con otras especies animales. Los que se encuentran aislados, en ámbitos reducidos, sucios o frustrantestienen mayores posibilidades de mantener esta conducta exploratoria. 

Suele observarse una atracción a la coprofagía de algunos, hacia las deposiciones de los gatos de la casa; el motivo seria la concentración proteica de las mismas, que resulta de "sabor agradable" para los pequeños. 

Es frecuente que cachorritos con dietas carentes de materia vegetal se vean husmeando y comiendo (coprofagía) la bosta de vacas o caballos, es su forma de incorpóralas ya que en estado salvaje los carnívoros la toman, parcialmente digeridas, del contenido visceral de sus presas. 

Deben tenerse presentes las causas físicas que ocasionan coprofagía , como las patologías congénitas o adquiridas del páncreas. 

Lo que resulta claro, independientemente del origen, es que no se debe castigar al animal por coprofagía (un comportamiento que le resulta natural), debiéndose dirigir el tratamiento a prevenir el acceso a las heces o en el caso que el mismo se deba a una conducta de orientación bucal, producir una aversión del sabor con el uso de productos químicos o naturales como la pimienta. 



Uno de los perjuicios de la coprofagía es la posibilidad de infestarse con parásitos, contraer enfermedades virales o causadas por microorganismos que ponen en riesgo la salud, por lo que no debe descuidarse una periódica desparasitación (análisis de materia fecal previo) 

En cualquier caso la consulta con su profesional de confianza permitirá aclarar todas las causas, riesgos y soluciones de la coprofagía , merece para brindarle bienestar a su mascota y una interacción segura con los suyos. 






Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota sobre coprofagía a : 

M.V. Mario Miani
C. Onelli 1460 - Local 8 - Centro Administrativo Bariloche
Bariloche - Río Negro - Argentina - 
TE: 54 - 02944 - 43 - 1721
Comments